Heidi y sus hijos, Timothy y Julien, estuvieron el lunes de visita cultural por Barcelona. Luego, por la noche, se fueron al Palau Sant Jordi para asistir al concierto de Justin Bieber.

Algunos mallorquines y residentes, estuvieron anteayer en Barcelona –y suponemos que también ayer en Madrid–, asistiendo al concierto de Justin Bieber, que llenó el Palau Sant Jordi. Entre los viajeros se encontraba la empresaria austriaca afincada en la Isla desde hace algunos años Heidi Stadler –FirsT Mallorca– con sus dos hijos, Timothy y Julien, ambos hinchas del Barça.

Por la mañana estuvieron haciendo cultura, visitando el parque Guell, la Sagrada Familia, La Pedrera y algunos lugares más. Almorzaron en El Nacional, un restaurante de nuevo cuño, en el Paseo de Gracia, que nos recomienda, y por la noche asistieron al concierto. A Heidi le impresionó el público, que llenaba completamente le recinto, siendo la mayoría gente joven y muy joven. Y de Bieber le sorprendió lo poco que sabe conectar con el público, «pues me dio la impresión de que no es buen comunicador, ya que no tiene mucha retórica, cosa en la que mejoró en la segunda parte, en la que se mostró más abierto, lo cual no quita que el show en sí sea mucho más fuerte que el artista. Eso sí, los jóvenes disfrutaron mucho con él». Lo entendemos, ya que a sus fans, gente muy joven, lo que menos les preocupa es que conecte, o sepa desenvolverse sobre el escenario, sino que lo único que les importa es él. Tal cual. Quieto, incluso.

screen-shot-2016-11-25-at-10-54-49