Crece la demanda de viviendas de lujo en la Isla por parte de extranjeros